Tag Archives: Diu hormonal

Mar de rojo por Annie Leibovitz

806088__sea-of-red-by-annie-leibovitz_p

Nuestra cultura da a la niñas el mensaje que su cuerpo, su vida y su feminidad exigen pedir discuplas… La mayoría de mujeres interiorizan la idea de que hay algo que está fundamentalmente ‘mal’ en su cuerpo.”

Christiane Northrup, ‘Cuerpo de Mujer, Sabiduria de Mujer’.

La censura de instagram

La semana pasada corría un escándalo por las redes, Instagram había retirado dos veces, la fotografía de una artista Rupi Kahur (40.000 seguidores en instagram). En la foto aparecía ella en la cama vestida pero con una mancha de la regla en sus pantalones. El revuelo fue importante y hubieron muchas críticas después de la acción. La reacción que ha tenido la artista frente a la censura ha sido publicar la foto en Facebook junto a un manifiesto. En su declaración, comenta que no se disculpará “por alimentar el ego y el orgullo de una sociedad misógina que quiere ver mi cuerpo en ropa interior, pero se incomoda por una pequeña mancha…” Respiramos una sociedad con una moral algo extraña. Mujeres desnudas siguen utilizándose como anzuelos para vender cualquier producto, se utilizan a niñas con poses sensuales para vender ropa infantil que las convierten en un objeto sexual, pero no son imágenes que nos escandalicen. Sin embargo, la regla, un fenómeno natural, sigue siendo un tabú.

Sin título

La mala educación sobre la menstruación

Tenía quince años y estábamos en clase, mi amiga Bea me miró haciéndome una señal de que algo grave pasaba… se acercó disimuladamente y me dijo que tenía todo mi pantalón manchado de sangre. Pasé los diez minutos más tensos de mi vida, suplicando al tiempo que corriera más rápido para que sonara el timbre y se fueran todos. Cuando la clase se quedó vacía me puse corriendo a limpiar la silla, recuerdo vivirlo con mucha angustia, como si hubiera asesinado a alguien y tuviera que borrar las huellas del delito.

Ahora miro aquella escena con perspectiva y pienso en lo mal que nos educaron en estos temas, pero lo peor es darme cuenta de que actualmente la regla se sigue ocultando y nada ha cambiado. ¿Qué mensaje enviamos a las chicas jóvenes sobre ser mujer si censuramos ésta manifestación fisiológica? Solo el gesto de instagram retirando la imagen es un mensaje potencialmente demoledor.

La masculinización de la mujer

Las feministas han hecho mucho por nosotras pero también han dejado daños colaterales importantes. Lucharon para demostrar que teníamos los mismos derechos que los hombres, argumentando que éramos iguales en todo y el resultado fue una masculinización de la mujer. La menstruación se ha escondido y convertido en algo que parece que no existe, la píldora se celebró como la gran liberación femenina, a pesar de sus efectos secundarios y dar el pecho se tildó de una conducta “poco moderna” y esclavizadora…

El susto de la menarquía

La sangre menstrual sigue siendo azul en los anuncios de compresas. Asociamos nuestra primera menstruación con emociones de vergüenza, miedo, incerteza, susto, desconocimiento… en raras ocasiones alguien vive el proceso como algo positivo. La primera regla es la respuesta fisiológica con la que se culmina el proceso de la niña en convertirse en mujer, aunque desgraciadamente no nos han educado para vivir la experiencia de forma natural. No llenamos ese momento de significado y nos queda un recuerdo vago, vacío , silencioso y agridulce. Sin embargo, en las culturas indígenas, se vive de forma muy diferente. Se celebra con un ritual, las mujeres de la comunidad visten y arreglan a la chica con flores y abalorios. Hacen una comida especial, cantan unos pasajes y las abuelas les revelan sus secretos como mujeres. Este rito hace que la joven indígena asimile la llegada de su primera regla y su iniciación al mundo femenino de una forma positiva, natural y constructiva.

La vivencia negativa de sangrar cada mes

Muy diferente es nuestra cultura, he escuchado a mujeres diciéndome que tenían “eso”, otras experimentado asco de sí mismas por sangrar y sintiéndose incómodas para tener relaciones sexuales con su pareja, hombres quejándose porque tenían que ir al supermercado a comprar compresas y lo del dolor de ovarios como algo mal visto que si alguien gozara utilizarlo como un motivo de ausencia al trabajo las propias mujeres se encargarían de denunciarlo. Ahora , lo último que he escuchado, el nova más, es el nuevo diu hormonado que se promociona con el boca oreja entre mujeres de treinta y pico. El chollo además de su función anticonceptiva, es que apenas sangras y ya casi no tienes la regla! Una gran noticia que celebran y propagan usuarias y ginecólogos.

Es un poco triste que no queramos menstruar, es como si un hombre sintiera rechazo a una parte de su respuesta masculina, por ejemplo a eyacular. Pero ¿cómo se le ocurrió lo de sangrar cada mes a la madre naturaleza?, que todavía nos digamos entre nosotras lo de ¡qué rollo me ha venido! es muy fuerte, y lo peor es que no nos han enseñado para qué sirve la regla y porque es importante tenerla. Desconocemos el poder que tenemos al conectar con nuestro ciclo menstrual, por eso nos entusiasman los nuevos métodos anticonceptivos que te libran de sangrar.

¿La anticoncepción hormonal es realmente un chollo?

El pasado octubre se entrevistó en la contra de La Vanguardia a un ginecólogo con un discurso que nos sorprendió a muchas mujeres al promocionar el nuevo diu hormonal, hablando de sus ‘beneficios’ como dijo textualmente “ahorrarse el estorbo de la regla”. El argumento de muchos ginecólogos que lo defendieron es que realmente sí hay ovulación con éste método aunque ésta sea muy suave. Me pregunto qué ganamos al minimizar nuestra respuesta hormonal y reducirla cuando nos encontramos en la fase fértil de nuestra vida y no tenemos ninguna patología que resolver. Afortunadamente hubieron réplicas y cartas a la misma Vanguardia, por ejemplo el de una médico, Ana Lesón Cabreriza que dijo “sabemos desde hace mucho tiempo que esta pérdida mensual de sangre protege a las mujeres hasta la menopausia de problemas vasculares como el infarto, gracias a la hemodilución hipovolémica que supone.

Los DIU hormonados están indicados para ciertas patologías, pero no vayamos a generalizar y a banalizar su uso, puesto que los tratamientos hormonales pueden tener efectos secundarios importantes. 

El siguiente paso cuál será, ¿un inhibidor de testosterona y andrógenos para que los hombres no tengan que afeitarse cada día
?”

La sangre menstrual activada por la acción del estrógeno ayuda a proliferar una flora vaginal característica, con una presencia importante de lactobacilos que limpian y protegen el ph de nuestra vagina. El mismo efecto nos sucede psicológicamente porque es un periodo del mes de limpieza emocional, de tirar lo que no nos funciona, lo tóxico de nuestra vida para en la siguiente semana post menstrual sentirnos más ligeras, liberadas para poder empezar de cero de nuevo.

La australiana Alexandra Pope, autora de “The Wild Genie” y co-autora de “The Pill: are you sure it’s for you?” difunde el valor del ciclo menstrual y de los perjuicios de inhibirlo o minimizarlo con la anticoncepción hormonal. Participa en el documental “La Luna en ti”, allí explica como la píldora se ha promocionado como un hito de la libertad femenina cuando en realidad no sólo no controlas tu vida, sino que paradójicamente estás controlada por un medicamento.

Actualmente casi ningún médico habla en contra de los métodos anticonceptivos hormonales, minimizan sus efectos secundarios aunque son muchas las mujeres que se quejan de la pérdida deseo sexual, cambios de humor, aumento de peso…Lo que me sorprende es que hoy en día sabemos que una aspirina te puede licuar la sangre, pero muchas mujeres que llegan a mi consulta aquejadas de falta de deseo desconocen que la píldora les puede generar la disminución de su líbido como efecto secundario.

El regalo de los ciclos

La edad fértil de la mujer es una oportunidad para vivir con plenitud el potencial físico y psicológico que te ofrece cada fase del ciclo menstrual. Muchas mujeres ya experimentan la fase de la ovulación de forma positiva, reconocen en su cuerpo el aumento de la líbido, se sienten más atractivas y con más energía. Tomar conciencia y saber leer la fase del ciclo en la que te encuentras te permite expresar en cada momento una faceta distinta de la condición femenina. La semana premenstrual y la semana de la regla son dos semanas del ciclo con menos admiradoras, precisamente por el efecto de desprestigio que sufre el fenómeno. Sin embargo, puedes descubrir que son las dos fases del ciclo, donde tienes mayor sensibilidad y capacidad para conocer tus emociones, mayor intuición y conexión con tu mundo interior.

Cada momento del ciclo, tiene una respuesta hormonal distinta que te ofrece una energía particular, el problema es vivir desconectadas, sin conocerse, sin respetar nuestro cuerpo y lo que nos pide en cada momento. Por ejemplo si te sientes cansada y no paras, sufrirás de mayor síndrome premenstrual al no bajar el ritmo puesto que tu cuerpo reaccionará precisamente para que frenes.

Reconciliarte con tu regla sintiéndola en positivo, te permitirá conocer tus ritmos de energía y vivir en consonancia con ellos. Por ejemplo, podrás saber tus momentos fértiles y tu periodo de mayor deseo sexual, tu fase de mayor apertura social y de mayor introspección, saber cuando estás más motivada para iniciar un proyecto, o más inspirada si necesitas sentirte creativa, cuando es óptimo empezar una dieta, depilarte, o incluso discutir con tu pareja…

Respetar y conocer tu ciclo menstrual significa respetarte y conocerte como mujer. Todos los fenómenos de nuestra naturaleza femenina: la regla, el embarazo, el parto, la lactancia, la menopausia; nos ofrecen verdaderas revelaciones de quienes somos, vale la pena escucharse y dejar que la naturaleza se exprese en toda su plenitud.